El running, una tendencia en Quito.

Foto Gianni Uquillas

Foto Gianni Uquillas

Alejarse del estrés cotidiano, ponerse en forma, cortar con la rutina o conectarse con uno mismo, parecieran ser los motivos más recurrentes a la hora de ponerse los zapatos y comenzar a correr. Hace muchos años este deporte – el running – no tenía acogida dentro de la sociedad quiteña pero de repente todo cambió. Este boom se vive hace pocos años atrás y muchos consideran que el running, más que un deporte, es un estilo de vida. Los runners adoptan un estilo de vida diferente, llena de gratificaciones diferidas, marcada por objetivos a largo plazo y cambios en los hábitos alimenticios. Al igual que otros deportes, el running produce hormonas como la endorfina, la serotonina y la adrenalina, que generan placer, buen humor y entusiasmo. De alguna manera, esta reacción química produce un mecanismo de adicción porque al experimentar estas sensaciones tan agradables el cuerpo pide más. Las ventajas son muchas: se queman grasas, se reducen los niveles de colesterol, se lograr un buen estado físico y la más importante, todos pueden practicarlo porque es muy barato. El running es sin duda el deporte de moda y sus innumerables ventajas lo convierten en uno de los deportes más completos.

Además con el paso de los años este deporte llegó a romper las barreras del género, ahora es muy común ver a mujeres corriendo por las calles y entrenando a la par de los hombres. Pero lo más interesante de este deporte es que no importa el género, la posición económica, el color de piel o las creencias religiosas; cuando los runners se juntan, se dejan de lado todas estas diferencias y todos van tras el mismo fin y objetivo, vencerse cada día y en cada entrenamiento. Este deporte que nació como una disciplina individual y poco a poco se fue convirtiendo en una disciplina colectiva con la aparición de grupos o clubs de runners, esto genera que la actividad deportiva sea más agradable y se ligue más a la parte emocional del corredor.

Las empresas organizadoras de eventos deportivos, las marcas de ropa y de accesorios, los entrenadores y las diferentes carreras de la ciudad han tenido que mejorar su propuesta de valor para un mercado que recién empieza a tomar forma y que tienen una proyección de crecimiento enorme. De igual manera la Municipalidad de Quito, años atrás la carrera tradicional en Quito era la Quito Ultimas Noticias y esta no les representaba un problema mayor. Hay que reconocer que también aparecían en el calendario deportivo un par de carreras más pero sin mucha acogida y no generaban un impacto mayor en la ciudad. Ahora con este boom hay carreras casi todos los fines de semana y esto ha ocasionado serios problemas en la viabilidad de la ciudad. Todo este crecimiento se ha ido controlando poco a poco, brindando nuevas alternativas para los corredores y para los organizadores de carreras.