El desafío. (Andes6000 – Yanococha / 21k)

“No es hasta que estamos perdidos para empezar a encontrarnos a nosotros mismo, ahí nos damos cuenta de dónde está nuestro verdadero potencial”. Anton (Tony) Krupicka

Vivir y afrontar momentos esenciales de la vida, y saber si podía aprender lo que ella me tenía que mostrar y enseñar. Aclaro: la distancia y el tiempo no hablan de la calidad del atleta. El logro está en intentarlo. El carácter es innato. Las condiciones y destrezas pueden ser mejoradas con trabajo y dedicación, pero en cierto momento el trabajo le gana al talento.

Cuando estoy en carrera siempre me pregunto ¿Qué estoy haciendo aquí?, en ese instante intento reinventarme como corredor. En ese momento de combate entre la mente y el cuerpo, en ese estado de adrenalina pura, hay que sacar lo mejor. Con eso y más me encontré en esta nueva locura. Después de un año, decidí volver, reencontrarme con la montaña, con mi mente y cuerpo.

Los detalles, en directo. Puedo adelantarles que aprendí a levantarme después de tropezar dos veces con la misma piedra. Me ofusqué con los inclementes y eternos ascensos. Sonreí con cada paisaje que me regaló la montaña en la mañana. Fue nublada. También puedo asegurar que no se me quedó nada, lo di todo.

Este es el fin de un pretexto, porque todas las madrugas y tiempo de entrenamiento llegan a la cúspide. Todo esto se ve representado en momentos que son inolvidables. Logré conectarme con la naturaleza. Aprendí muchas cosas importantes. Respeta siempre la montaña. Y sobre todo, si te esfuerzas por vivir la vida que imaginas, te encontrarás con el éxito inesperado. A seguir trabajando.

Gracias a mi familia, incondicionales. A la familia TRE. A mi gente. A los que creyeron y no creyeron. A todos.

Andes6000 1