Entrevista con Raúl Ricaurte del Club Ruta 42

Logo Club Ruta 42

Logo Club Ruta 42

Club Ruta 42 es uno de los grupos más tradicionales de Quito, cuenta con más de 120 atletas y tiene más de diez años de creado. Se entrenan todas las mañanas, en el  Estadio Olímpico Atahualpa o en las montañas aledañas según la planificación. Está dirigido por Raúl Ricaurte quien se desempeña como profesor de Cultura Física en el Colegio la Condamine. Su pasión por el deporte le ha permitido completar más de diciocho maratones – distancia de 42.195 km – y entrenar a miles de personas que hoy son muy agradecidas por todo el cariño y conocimiento recibido.

Raúl, bienvenido. En primer lugar cuéntanos ¿Cuáles son tus actividades diarias y mezclas con los entrenamientos de tu grupo?

Bueno, este grupo tengo ya casi doce años. El atletismo de ruta ha crecido muchísimo en estos años y eso es bueno y malo a la vez.  Es bueno porque eso contribuye a mejorar los buenos hábitos de vida, te obliga a cuidarte, alimentarte mejor, a estar en buen peso, a estar sano y a ser disciplinado. Y malo porque hay demasiadas competencias y la gente se envicia, el corredor se vuelve obsesivo y la gente obsesiva llega un momento en que quiere competir todo el tiempo sin una preparación adecuada.

Primero hay que entrenar para competir y yo creo que un corredor está en buenas condiciones para probar algo. Ruta 42 inicia sus entrenamientos a las 5:30 am de martes a viernes y los sábados y domingos un poquito más tarde – a las 6:30 am – para que la gente descanse un poco más y mejor porque el descanso en vital, si no hay descanso no sirve de mucho entrenar.

Si bien es cierto esta actividad deportiva te baja los niveles de stress y resulta muy positiva desde muchos puntos de vista porque se han hechos varios estudios científicos y los resultados son claros. Este deporte mejora los parámetros de salud en todos los sentidos, fisiológicos y psicológicos.

¿Cómo inicia el Club Ruta 42?

En realidad esto yo entrenaba y entreno desde el año 84, empecé con atletas colegias y escolares. Poco a poco esto fue evolucionando, luego me fui a Colombia como entrenador de la selección del Cauca, después regresé y empecé a entrenar a gente como Silvio Guerra, Vladimir Guerra, estuve con los dos hermanos Tenorio y todo este tiempo me dedique a entrenar a atletas de alto rendimiento.

Luego mucha gente aficionada se entusiasmó y me pidieron que les ayude, en ese entonces yo entrenaba con un grupo para mantenerme bien y estar en buena condición porque me encanta la preparación física y así me anime en ayudarles. Yo empecé a ayudarles con el mayor desinterés, quería tener un grupo de compañeros y amigos, pero con el tiempo ellos mismo me obligaron a crear este grupo.

20130420212641Yo trabajaba gratuitamente pero ellos con el tiempo me invitaron a New York, me pagaron los pasajes y todo y yo les entrenaba. Fue un negocio e intercambio bonito, muy interesante. Así empezó el asunto, hasta que un día me dijeron que no podíamos seguir así y decidieron pagarme. Esto nació justo en este colegio – La Condamine – aquí fue la primera reunión donde conformamos el grupo hace varios años como  club de atletismo de fondo, se formalizó todo con estatutos, lo regularizamos con una administración.

En un principio inició con un costo pero con el tiempo eso ha ido variando por insinuación de la gente. Esto no es un negocio, es una reunión de amigos, de intereses, de conversar desde temprano, de alimentarnos bien, de ese primer abrazo de la mañana y de mantener esta actividad que te ayuda a mejorar el estilo de vida.

¿Con cuántos corredores se inició el Club Ruta 42 y cuántos son ahora?

En principio éramos entre seis y ocho amigos, luego fue creciendo éramos doce o quince y después subió a veinte, así crecimos poco a poco. Los ejecutivos han llegado a crecer a noventa y nueve y cien corredores, son gente que viene y va pero se mantienen entre ochenta y cien.

También tenemos un grupo de élite, que yo lo denomino así pero no son precisamente de élite. Estos son los más competitivos y los de mayor nivel, gente que fisiológicamente están mejor dotada para esto, gente que genéticamente tiene mejores condiciones aeróbicas porque posiblemente provienen de Chasquis o provenientes de pueblos mensajeros. Como tú sabes en nuestro país una de las actividades que más rédito nos ha dado es el fondo y la marcha, nosotros tenemos condiciones para esto; este es el grupo que yo llamo de élite.

La mayoría de estos son muchachos muy sacrificados y de escasos recursos económicos, ellos no pagan ningún valor pero hace un tiempo por iniciativa de ellos mismo, decidieron pagar un valor muy simbólico, un precio irrisorio. Lo que más vale y cuenta es el sentido de pertenencia a un grupo y de que valoren el trabajo que se está haciendo por ellos, que no crean que tiene derecho a que todo sea gratuito, a que todo sea fácil y que un día van y otro día no van. Así paguen uno o dos dólares deben tomar a esta actividad con mucha responsabilidad.

¿Ruta 42 organiza alguna competencia atlética en Quito?

No, nosotros somos voluntarios y colaboradores en ciertas carreras pero especialmente en la Ruta de las Iglesias. Nuestro trabajo como voluntarios en forma masiva e importante ha sido con ellos y hasta la fecha seguimos colaborando con ellos con el mayor de los cariños porque creemos que es la carrera mejor organizada de este país.

Nos hemos planteado en algún momento organizar una carrera pero sé que se necesita de muchos recursos y tiempo, no se descarta la posibilidad pero no sé cuándo lo haremos.

¿Cómo analiza el crecimiento del running en la ciudad de Quito?

Creo que es un hábito que hay que aplaudir, hay que apoyar y fortalecer. Lo lamentable es que mucha gente no se deja ayudar, ahora mediante el internet se logran muchas cosas y está bien, pero en ciertos casos cuando la gente es muy disciplinada y cuando no es obsesiva les va bien. Ahora casi nadie se dejan ayudar de profesionales que conocen del tema, si bien es cierto se podría entrenar de forma empírica pero llega un punto en que el incremento de las cargas, de la intensidad y volumen de trabajo llega a lesionar al corredor; se hace volúmenes de cincuenta hasta ochenta kilómetros semanales y la gente se lesiona con facilidad porque no todo el mundo puede asimilar estas cargar si no tienen una buena memoria metabólica y muscular. Es decir, una historia deportiva que le permita asimilar cargas porque si tú quieres mejorar las cargas deben aumentar en volumen como en intensidad. Es bueno que haya crecido este deporte, pero es importante que se asesoren, que se hagan un control médico; cualquier persona está sujeta a riesgo, inclusive atletas profesionales desconocen afecciones en su cuerpo que les obligan a dejar el deporte y casos extremos han llegado a morir por no asesorarse y por no tener un apoyo médico o profesional adecuado.

Por último, ¿Qué le ha dejado el deporte en la vida?

IMG-20131023-WA001Creo que el deporte es lo mejor que me pudo haber pasado en la vida, yo dejé otra carrera porque estudiaba antropología y el deporte me llamó. El deporte te hace un mejor ser humano, una mejor persona, más solidario, con otra visión del mundo, aprendes a trabajar en equipo y con amigos,  a superarte y fortalece no solo aspectos como la disciplina como persona además te obliga a tener un estilo de vida sano.  También fortaleces aspectos de la personalidad, carácter, perseverancia, tenacidad, voluntad y tesón. Es decir, este tipo de cosas a la larga te ayuda en la vida porque te convierte en un mejor tipo, un tipo que se pone metas y las cumple enfrentándolas y venciendo sus propios límites. Si todo esto es bien manejado, el deporte te hace un ser positivo, con buen estado de ánimo y sobre todo un ser sano que contagia y transmite alegría a diferencia de las personas que están enfermas y que no hacen actividad física y que viven quejándose, renegándose y de mal genio. Esa es la gran diferencia, puedes aportar más y mejor.

¡Muchas gracias Raúl!